Pony Island, un videojuego que no es bonito

Publicado el 7 October, 2016 en Retro
maxresdefahgult

Pony Island ha sido una de las mayores genialidades de este 2016, un videojuego con tintes retro y una falsa cara inofensiva, pero que detrás esconde las alucinaciones de un ordenador con mentalidad retorcida y que ofrece también una de las aventuras indie más originales de los últimos meses.

Desarrollado por el desconocido estudio indie Daniel Mullins Games, Pony Island fue desarrollado en Unity y fue lanzado el 4 de enero de este 2016 para PC, incluido Microsoft Windows, Mac OS X y Linux.

Aunque desde el nombre pueda aparentar ser algo tierno y para niños, y que incluso gran parte de sus diseños utilicen símbolos infantiles, en realidad no se trata de un título lindo ni para los más pequeños, tampoco es una brillante y colorida aventura por la pradera; al contrario, se desarrolla en un oscuro y bastante tétrico entorno cibernético, a través de una espectacular aventura que combina plataformas, con acción, point and click y puzzles para generar una peculiar experiencia.

Su desarrollo tuvo origen en una game jam a finales del 2014, y el resultado fue tan atractivo que decidieron llevarlo a cabo como un título para PC, donde ha tenido un gran recibimiento de parte de la comunidad de comunidad gamer y la crítica, siendo incluso considerado a premios como el mejor videojuego indie del año por los Golden Joystick Awards 2016.

La historia se desarrolla alternando dos modos principales, el primero, y donde tienen algo que ver los ponys, es a través de un sistema de plataformas al estilo de legendarios juegos como el Charlie Circus, donde simplemente tendremos que ir saltando para evadir los obstáculos, no obstante que al mismo tiempo también tendremos que estar limpiando el camino de enemigos, a través de un láser que se consigue en los primeros minutos de juego.

La otra parte y que es donde entra la etapa más retorcida de su escritor Daniel Mullins, es una serie de acertijos y puzzles que se presentan como virus destruyendo sistemas operativos, animaciones piscodélicas o personajes de los más bizarro y con misiones variadas a través de un esquema base de 3 columnas; y donde se presenta la gran aventura que vale la pena probar de este juego.

Desde el comienzo, Pony Island deja ver su intrincado sistema de puzzles, que a pesar de lo absurdo y caóticos que aparentarían ser, en realidad implican un orden y resoluciones bastante lógicas, en ocasiones con gran precisión matemática, por lo que no se trata precisamente de una aventura para relajarse, pues aunque algunos desafíos se puede resolver de forma instintiva con gran facilidad, también habrá otros que te puedan mantener dando vueltas y tratando de encontrar la respuesta por un buen rato.

Aunque tampoco es demasiado extenso, de hecho su duración es bastante aceptable, para evitar caer también en la monotonía y ofrecer de forma accesible la satistacción de haberlo acabado; que si tienes la intención de terminarlo de una sentada, enfocado no te llevará más de 5 horas de campaña, no obstante que se disfruta de principio a fin, con una serie de mecánicas y acertijos que van cambiando drásticamente, manteniendo una situación de expectativa.

Diseñado junto con Simon Jenkins su apartado gráfico también resulta brillante, pues a través de un estilo retro de 16 bits se logra generar la sensación de un viejo ordenador poseído, lo cual además se complementa de forma brillante con la banda sonora de Jonah Senzel, la cual logra envolver aún más en la trama y el desarrolla de la historia.

Una de sus únicas desventajas si no tienes nociones de inglés, es que sólo se encuentra disponible en este idioma, aunque si este no es problema, podrás comprender de mejor forma todos los mensajes y pistas.

Pony Island es un título que mantiene una puntuación de 10/10 en Steam, donde se encuentra en descarga digital por tan sólo 4.99 euros, una tarifa mínima para una aventura extraordinaria y genial del género independiente.

Imagen con licencia de CC por YouTube

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso que hacemos de las cookies. Política de cookies.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR